agosto 11, 2008

La importancia de escribir bien


Hace un tiempo un amigo ingeniero me enseñó su extenso curriculum vitae. Me mostró la infinidad de cursos que ha tomado y los que ha impartido en menos de cinco años de haber egresado de su facultad.

Me impresionó que a su corta edad se ha posicionado como uno de los mejores en su especialidad, pero al leer uno de los apartados saltó a la vista el título "Experiencia Profecional". Inmediatamente le indiqué la discrepancia, creyendo que había sido un error de dedo.

A mi amigo le importó poco el comentario y me respondió: "Soy ingeniero no esperes que escriba bien", ambos echamos a reir y me dijo "pinche comunicólogo, ustedes sí que se trauman con esas cosas". La risa se me cortó en seco, cambiamos de tema.

Aún recuerdo mi primer día de clases en la universidad. Estábamos en la clase de Prensa cuando el maestro nos pidió que hiciéramos una especie de crónica detallando todas las peripecias que habíamos pasado para poder ingresar a la máxima Casa de Estudios de Sonora.

Me esmeré narrando lo difícil que fue para mi dejar mi ciudad, mis amigos, el grupo de danza, para poder estudiar Ciencias de la Comunicación. Le describí el entorno en el cual me desenvolvía día a día y hasta le confesé que me daba miedo de la ciudad por su acelerado ritmo de vida.

Al regresarme el maestro mi escrito, lo primero que vi fue la nota: "imposible dar un diagnóstico", es decir, el profesor nos revisó no sólo el escrito, sino la forma en la cual expresamos e hilamos cada una de nuestras ideas. Me sentí aterrado con esa nota y desde ese momento me propuse mejorar mi redacción y mi ortografía.

El profesor de Prensa fue duro con todos nosotros, pero gracias a sus consejos y regaños, nuestra generación sacó adelante el periódico universitario y hoy en día muchos de nosotros nos desarrollamos en áreas relacionadas con el periodismo escrito.

Desde ese entonces comprendí que la lectura es, sin duda, un elemento importante para desarrollar una buena ortografía y enriquecimiento del lenguaje, y eso es lo que desde siempre he recalcado a mis alumnos. La forma en la que nos expresamos de manera verbal y escrita es una de nuestras cartas de presentación.

"Son pallasadas"

Una vez, alguien me entregó el siguiente escrito "Por favor, dígale a fulanito que ya no sea tan pallaso". Me quedé atónito viendo tremendo error ortográfico. No podía creer lo que estaba leyendo y menos cuando en el mismo papel se incluían otras frases que lejos de darme risa me causaban tremendo enojo. ¿Qué hemos hecho con nuestro lenguaje?

Sin duda, las nuevas generaciones han desvirtuado el idioma español. Es normal que en las salas de chat los jóvenes destrocen las palabras o las simplifiquen. La ortografía es lo que menos importa y aquel que se atreva a escribir correctamente será tachado de "cursi", "nerd" o simplemente de aburrido.

Ya no es el vicio de la "K", ahora no importa si va con "B" o "V"; con "S", "C" o "Z", da igual de todas formas se entiende. El problema se vuelve mayor cuando ese lenguaje sale de las salas de chat y los jóvenes incorporan esa forma de escribir en sus trabajos escolares o lo que es peor, en sus trabajos.

Hace unos años, me tocó ver como un jefe de información de un medio de comunicación de Hermosillo regañaba fuertemente a un diseñador gráfico por haber escrito incorrectamente el título de una nota informativa. Le gritó que ese error podría costarles el trabajo a ambos, además de dañar fuertemente la imagen y seriedad de la publicación. Tiene razón.

Vivimos en un mundo regido por la imagen y cada vez observamos gran cantidad de anuncios espectaculares, lonas y vallas publicitarias a lo largo y ancho de la ciudad. Cuando recorremos el centro de la ciudad, terminamos con un puño de volantes en cada mano, muchos de ellos mal diseñados y lo más triste, mal escritos.

Una falta de ortografía puede echarnos perder el trabajo, puede cambiar el sentido de lo que queremos expresar y nos puede poner en desventaja en nuestro lugar de trabajo. Hay que ser cuidadosos al momento de redactar un escrito, el que sea, siempre habrá alguien que lo vea con ojo clínico y nos evalúe.

¿Tú que opinas?

Sr. Briones

7 comentarios:

Nando (de la 11) dijo...

PONTE A ESCRIBIR ES LO TUYO CHAPO BRIONES. YA DEJATE DE PENDAJADAS

Eduardo Medina dijo...

Gran amigo Mario…

Estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a tu opinión, en el argumento de la ortografía.

Lamentablemente nosotros y las nuevas generaciones que crecen con el gran poder del Internet a nuestras manos, ha ensordecido, mutilado y degradado nuestra habilidad para comunicarnos; pero el hecho contundente no es la mala ortografía, sino que, por medio de la vista es como uno aprende a escribir también:
Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, ha traído a nuestro mundo globalizado la gran facilidad de obtener información mal dirigida y aplicada. Algunos maestros con habilidades pedagógicas insuficientes se conforman con la presentación total o parcial de sus trabajos sin motivar o estimular a aquellos estudiantes a indagar libros y gestionar la información… hay otros que indican libros importantes o necesarios para formar culto al hombre y constantemente detallando los errores gramaticales u ortográficos que llegamos a cometer para así aprehender el conocimiento (lo digo con “H” para referirme a hacerlo parte de nosotros) por que recuerda amigo, que no solo es la ortografía, mas aún, el mal uso del lenguaje inventando palabras a diestra y siniestra como editores de La Real Academia Española

“tuese” “aguárdalo” “báigamos” “destornudar” el muy común “haiga”, son palabras muy comunes que distorsionan la lengua española… en ocasiones la gente los deja pasar desapercibidos por temor o vergüenza de corregir. Sin embargo, está en nosotros los que tenemos un nivel aceptable de ortografía y de idioma Español, el ayudar a los demás a utilizar nuestro habla, tal y como es debido.

PD: Por un idioma sin horrores horrográficos!

Hesta istoria ke ise, es un hensallo ke me hencontre en el intermet. (muy común los errores con la letra “H” jeje, saludos Mario!)

ah! y disculpen ustedes lectores si acaso cometí un error ortográfico, somos humanos :P y apenas soy estudiante.. no como el mario que ya es maestro :D

Rodolfo Ramírez dijo...

Buenas tardes.

Mi nombre es Rodolfo Ramírez (soy amigo de Eduardo Medina). Estoy completamente de acuerdo con tu punto de vista sobre las "faltas de ortografía" que se toman como algo sin importancia.

Es realmente frustrante saber que la gran mayoría de la población no tiene la menor idea de la forma correcta de escribir.

He comentado en reuniones con mis amigos, que comparten mi opinión, que nuestro país se jacta de tener cada vez menos y menos "analfabetismo"; pero ¿realmente es de admirar que la gente puede decir "se leer y escribir" cuando lo hacen de esta forma tan atroz?

Siempre he sido un gran crítico de este tipo de personas. Sin embargo hace tiempo opté por reír ante la situación en lugar de molestarme genuinamente, aunque la problemática real no es ninguna broma.

Opino que se trata de algo cultural ya que la respuesta común cuando alguien trata de corregir alguna falta es: "pero me entendiste, ¿no?" lo que indica indiferencia y apatía por aprender.

El sentimiento general es que los mexicanos no somos capaces de leer un libro de verdad que nos ayude a superar estos problemas y preferimos vivir con estos errores de por vida.

Es justo mencionar que yo soy Ingeniero y que nada tiene que ver tu profesión con la manera correcta de expresarse oral o por escrito. Conozco comunicólogos/ingenieros/abogados que no saben "do-re-mi" (no estoy menospreciando ninguna de las profesiones).

La clave aquí está en quererse superar por beneficio propio.

Felicidades Sr. Briones. Usted por lo menos puso manos a la obra y corrigió sus deficiencias a tiempo.

Saludos Cordiales.

Anónimo dijo...

hola, tu no me conoces. me da pena decirlo, pero hace ya varios dias me tope con tu metro, me parecio por demas interesante, todas tus fotografias y la forma de redactar, me pareces una persona muy interesante me gustarìa poder platicar contigo.
espero te encuentres muy bien. y aceptes platicar conmigo.
me despido, te deceo mucho exito,
no creas que soy rara por escribirte esto solo que realmente me interesaria coversar contigo.
me despido, nos vemos, cuidate mucho.
ah se me olvidaba perdona mis errores ortogràficos pero estoy trabajando en ello...
te dejo mi correo
foto.luna@hotmail.com

CheCk0! dijo...

SI!!!
Hace poco corregí a mi mejor amigo, él hacía unos recados para padres de familia y encontré en su redacción algunos errores de ortografía y acentuación (así como algunos de redacción, pero esa es otra historia).

Cuando le eché en cara sus errores (así nos llevamos) me dijo "nerd", cosa que sabe me molesta, a lo que respondí que no era cosa de nerds, leer y escribir bien debería ser parte de nuestra vida diaria.

No vengan con que es cosa de comunicólogos, periodístas o escritores.

Todos llegamos a escribir varias veces en nuestras vidas y en más de una ocasión lo haremos de manera seria.

No leer bien y escribir mal es de analfabetas... (como le dije a mi amigo)... no de ser o no un nerd.

Luis Guillermo dijo...

A mi siempre me ha gustado escribir con buena ortografía. Desde que estaba en la primaria me interesaba mucho eso, quizá hasta soy un poco obsesivo porque hasta en el chat me gusta escribir correctamente. Ademas es extraño, porque los diseñadores tienen la fama de ser pésimos en ortografía. Eso si, no soy muy bueno con los signos de puntuación.
De verdad me incomoda cuando en una revista encuentro un error de ortografía, y aun mas sí es en un libro. Pero lo que mas me molesta es cuando SCRibeN dE ESta ManERa pk Se VE BIen ChIlo (ay, esta juventud de ahora)
Sin embargo, creo que todo esto es parte de la evolución del lenguaje. Muchas de las cosas de las que nos quejamos hoy tal vez sean normales mañana. Cuando estaba chiquito nos tenían prohibido decir "güey" (palabra que no me gusta pero que, a veces, inevitablemente uso) y ahora escucho que personas como algunos de mis tios ¡o mi jefe de las prácticas! la usan con naturalidad. También recuerdo que una vez a un primo lo regañaron por decir "hoojas petras" -¡eso es de cholos!- dijo mi tía. Una vez me contó mi papá que cuando el era niño su papá le dio una cachetada por decirle a uno de sus hermanos "bótate de aquí" para que se moviera del asiento.
Bueno, creo que me extendí un poco, es que el tema está muy bueno.
¡Gracias por el comentario en mi blog!
(Algo que también me molesta es la la omisión de los signos de interrogación y exclamación al principio de la oración)

Davidson Dave dijo...

hola mister Briones, pues me parece interesante tu escrito pero como soy ingeniero jajajaja, no te creas, sí me importa la ortografía aunque admito tener mis errores de dedo, ya tengo blog mi estimado amigo, dejé el FB por que consume bastante tiempo, estamos en contacto, cuidese.